5.4.10

Is ecologism truly on nature´s side?

Aquí me remitiré a la tercera definición del término que da la Real Academia Española:

3. f. Defensa y protección de la naturaleza y del medio ambiente.

El medio ambiente de quien, cabría preguntarse. O en que medida somos capaces de discernir cuales acciones defienden y protegen a la naturaleza, y cuales no. ¿No somos nosotros, los humanos, producto de la naturaleza? (no se me ofendan, creyentes)
El desarrollo evolutivo de la naturaleza en determinado momento llevó a que existieran unos lagartos gigantes que devoraban todo a su paso, un día les cayó un meteorito y se esfumaron. ¿Y la naturaleza? ¿Qué? Lo mas campante…
Si un día, como prometieron y no cumplieron tantas novelas fantásticas de los 70, nos tiramo bomba nuclear a lo pavote entre todos; ¿la naturaleza va a estar mejor o peor? Tal vez tenga ganas de quedarse unos 2000 años sólo con cucarachas en su superficie, paciencia seguro le sobra. Los que vamos a estar peor, seguro, somos nosotros. Y he aquí el quid de la cuestión: lo que llamamos “ecología”, es ni más ni menos que la defensa y protección de NUESTRO medio ambiente, procurando la sustentabilidad de la especie humana.
Ahora bien: ¿Somos capaces de discernir cuales acciones defienden y protegen la supervivencia de nuestra especie? Los simpatizantes de Los Simpsons recordarán este genial diálogo:

Lisa: ¿Qué pasará cuando los lagartos se conviertan en una plaga?
Skinner: Soltaremos serpientes aguja chinas que matarán a todos los lagartos!
Lisa: Pero las serpientes son más peligrosas!!
Skinner: Sí, pero luego soltaremos gorilas para que acaben con todas las serpientes!
Lisa: Pero luego los gorilas serán más peligrosos que las serpientes ¿a quién soltaremos para acabarlos?
Skinner: En el invierno los gorilas se congelarán y se acabará todo.

Es un tanto inquietante reconocer que somos como chiquilines que no saben ni siquiera que es lo mejor para sí mismos, entonces nos disfrazamos de paladines justicieros en nombre de la naturaleza, algo mucho más tolerable dado que la mayoría nos la representamos mentalmente como la abuelita de pañoleta celeste que aparecía en Los Pitufos.

"Quid rides? Mutato nomine, de te fabula narratur". Horatius

5 comentarios:

Anita Leporina dijo...

Tenés razón:la imagen de la Naturaleza como abuelita funciona un 100% en nuestras sociedades.
Yo creo que la naturaleza tiene una fama muy positiva y no sé basada en qué labores. Hace poco entré al blog de una vegetariana muy parecida a Lisa Simpson. Decía: "Los animales son mis amigos, por eso no me los como". Yo pregunto: ¿Qué opinará esta muchacha de todos los animales que sí se comen a otros animales?¿Y de lso animales que se comen a las indefensas plantitas?
Si vamos a moralizar nuestra relación con la naturaleza hay que hacerlo a fondo. Y quiero ver a quién se le ocurren argumentos suficientemente sólidos para mantener esa posición.

gari dijo...

Si vamos a moralizar nuestra relación con la naturaleza...

No será que todavía quedaste atragantada con los manice de la peli esa, Yuxtapuesta se llamaba?
Igual, no sabes como te quiero.

Oso Polar dijo...

¡Excelente post! Definir "protección de la naturaleza" tiene los mismos problemas que en economía surgen cuando se quiere definir "racionalidad". Decimos que es racional alguien que hace lo mejor para sí. O sea que si alguien hace tal cosa, es racional, porque no lo haría a menos que fuera lo mejor para sí. Pero si hace exactamente lo contrario tambien está siendo racional: ¿por qué lo haría si no fuera lo mejor para sí? O sea que toda acción humana es racional, que es muy parecido a decir que ninguna lo es. Lo mismo pasa con la naturaleza. El ser humano es producto de la naturaleza, entonces lo que el ser humano crea también es producto de la naturaleza. Si no fuera "designio de la naturaleza" que el ser humano hiciera tal cosa, entonces, ¿por qué la naturaleza le dio esa potencia al hombre desde un comienzo?

El ecologismo es puro circo para la gilada, qué duda cabe.

Airdish number dijo...

Anita: Avisale a tu amiga vegetariana que hay personas, como vuestro servidor, que alguna vez se han comido alguna amiga. No vaya a ser cosa que se lleve un disgusto. Igualmente no me imagino como es su relación de amistad con los animales. ¿Conoce la fecha de su cumpleaños? ¿Los anima cuando estan bajoneados? Otra imagen que me vino a la cabeza es una escena de "La última cena" en la que una piba dice solo alimentarse de frutos que caigan de las plantas, arrancar una zanahoria del suelo es "asesinarla"...

gari: tu comentario sólo confirma mi sospecha de que Anita es una generadora profesional de adoradores, sobre todo teniendo en cuenta que le escribis de madrugada en un blog que no es de ella.

Oso Polar: Gracias por el elogio. Sos la primer especie en peligro de extinción que considera la ecología puro circo.

Ahora fuera de joda, los comentarios fueron exactamente opuestos a los esperados, por lo que me da un poco de culpa no recalcar que debería preocuparnos y mucho la buena conservación de nuestro medio ambiente. Como intento expresar en el post: sacándonos la careta y reconociendo que es NUESTRO culo el que estamos cuidando. Y, volviendo a cerrar con Horatius, creo que hay que empezar por erradicar la filosofía del Carpe Diem, tomada en el mal sentido, obvio...

Oso Polar dijo...

Está bien lo que decís Airdish, pero justamente ahí está la clave: si reconocemos que cuidar el medio ambiente es cuidar NUESTRO culo y no el de un ente místico llamado "la naturaleza", entonces habrá que admitir que el ecologismo como tal no existe. O, en todo caso, el ecologismo no es más que una forma de humanismo. La mayoría de los autoproclamados ecologistas plantean el cuidado del medio ambiente como OPOSICIÓN al culto al hombre, mientras que lo que vos planteás (y yo comparto) es que el cuidado del medio ambiente FORMA PARTE del culto al hombre. Cualquier otro culto carece totalmente de sentido.

Saludos!